Blog de apuestas deportivas | Abecedario del apostante

Abecedario del apostante

Abecedario del apostante

Apuestas Mutuas

7 de octubre de 2019

Las apuestas mutuas son aquellos tipos de apuestas deportivas que suman las cantidades apostadas a un bote central y se reparte entre los ganadores de una apuesta de forma proporcional según las normas preestablecidas por los organizadores (suelen quedarse con un porcentaje por gastos, gestión y/o beneficios). Un ejemplo claro es La Quiniela. Se recauda, se destinan los porcentajes para repartir en cada categoría de premios y se reparten según el número de acertantes.



¿Cómo funcionan las apuestas mutuas?


Las apuestas mutuas se realizan de la misma forma que las demás apuestas pero cambia el sistema con que se reparten las ganancias. En las apuestas simples, en las apuestas combinadas y también en las apuestas de sistema, el usuario o apostante sabe, cuando hace su apuesta, lo que puede llegar a ganar. Lógicamente, también lo que puede perder (la cantidad que apostó).


En las apuestas mutuas, en cambio, se sabe cuánto dinero se apuesta pero no el que se gana, ya que depende de la cantidad de ganadores y de la cantidad total apostada. De esta cantidad, precisamente, se repartirán los premios a cada acierto en el evento en cuestión. Y cada acierto es diferente y, obviamente lo que también implica de ganancia, ya que no es lo mismo acertar un ganador que una posición (lo que suele llamarse colocado) en una carrera determinada.



Las apuestas mutuas en las apuestas deportivas


Como quizás ya has intuido en el punto anterior, en las apuestas deportivas estas apuestas mutuas se centran especialmente en las carreras de caballos y de galgos. Son dos deportes con mucha más tradición en otros países como el Reino Unido pero que, con el tiempo, han ganado sus adeptos en el mercado español. En gran parte, por las ganancias que pueden obtenerse en disciplinas que tienen muchos eventos y temporadas largas.


Hoy por hoy la mayoría de casas de apuesta cuentan con estos deportes, aunque William Hill, por su origen británico, es especialista y una elección imprescindible. Además, tiene una constante y enorme oferta de retransmisiones en vivo con carreras en Gran Bretaña especialmente, pero también a lo largo de todo el mundo (Sudáfrica, Australia y Estados Unidos incluidos).


Como las apuestas mutuas deportivas se definen por el sistema de reparto, aquí tenemos que destacar también las apuestas basadas en quinielas o en las famosas porras que algunas casas han decidir recuperar. Entre las primeras tiene un sitio muy destacado Suertia, fundada por Eduardo Losilla y que apostó desde un principio en juegos relacionados con las Quinielas, que tienen un apartado en su web principal. En él destacan el Super9 (quiniela de 9 partidos) y Super14 (de 14 encuentros).



No obstante, otras casas de apuestas también han decidido introducir en su oferta las típicas porras. No es nada más que realizar pronósticos deportivos sobre el resultado de un partido o varios por una cantidad muy pequeña de dinero que te permite, si aciertas, ganar mucho más de lo que ganarías si apostaras a una cuota simple del partido. Luckia, desde sus inicios, y últimamente 888sport son dos ejemplos de cómo las apuestas mutuas pueden convertirse en un reclamo para sus usuarios o potenciales clientes.



¿Qué tipo de apuestas mutuas existen?


En las apuestas deportivas, las apuestas mutuas deportivas siempre han tenido relación con las carreras de caballos. Por ello, cuando pensamos en tipos de apuestas, surgen a raíz de un deporte que celebra varias carreras en la misma sede y eso permite hacer una primera gran distinción: Tarjeta de carrera única y tarjeta de carreras múltiples.


La tarjeta la podemos considerar como nuestro cupón de apuestas y se puede apostar a una sola carrera o a varias, relacionando nuestras elecciones de apuesta con los resultados de cada evento. Para carrera única y múltiples, tenemos dos opciones de apuesta (o elección), la apuesta a ganador y la apuesta a posición (también conocida como colocado, que resulta acertada si se queda entre los primeros de la carrera).


Para la tarjeta múltiples, además, tenemos una tercera apuesta que es la combinar ambas apuestas. El apostador coloca al menos dos apuestas, una a ganador y otra a posición. Ambas se relacionan entre si y le da al cupón (o tarjeta) más opciones de ganancias. De aquí, precisamente, surgen los botes que en algunas casas de apuestas se ponen en juego para incentivar el volumen de apuestas.


Uno de los botes adicionales más conocidos es el Scoop6, que nace en el Reino Unido y que trata de combinar el resultado de seis carreras. Inicialmente se hacía solo con ganadores pero más tarde incluyeron también la opción de posición (o colocado). En la de ganadores, los premios podían ascender al millón de libras (ese reclamo las hizo famosas en su día), el de posición era bastante inferior, aunque daba suculentos beneficios por una cantidad que, tradicionalmente, era tan solo de dos libras por participación.



¿Qué diferencia las apuestas mutuas deportivas de las demás apuestas?


  • Que no tiene una cuota fija. Las apuestas convencionales multiplican tu dinero por una cuota determinada. Por eso sabes lo puedes llegar a ganar. En caballos y galgos, sin ir más lejos, hace tiempo que también se pueden jugar con cuotas concretas, ya que las casas han decidido que para llegar al gran público es mejor establecer cuotas y hacer más sencillo el juego. En las mutuas, sin embargo, la cuota la marcan el número de acertantes de determinada apuesta. Cuantos menos existan, más alto será el porcentaje de ganancia para cada ganador.
  • Que puedes ganar más según la cantidad del bote resultante. Sea en carreras, porras o quinielas, el bote resultante de todas las apuestas realizadas es el que marcará el nivel de ganancias. Por tanto, y más allá que la casa se quede un porcentaje del bote obtenido, la ganancia del apostante puede ser mucho mayor a una apuesta simple, combinada o de sistema, que siempre dependerá de la cantidad apostada por el propio usuario. El apostante sabe que para ganar mucho debe apostar mucho dinero o jugar a una cuota muy alta combinado muchas selecciones que, lógicamente, harán más difícil salir con beneficios.
  • Que puedes ganar según posiciones. Por tanto, aunque tu elección no sea ganadora te valdría para ganar si termina entre los primeros. Especialmente pensada inicialmente en caballos y galgos, aunque después exportada a otros deportes (motor y ciclismo, principalmente), se trata de dar beneficios si tu apuesta termina entre los primeros de la carrera. Generalmente da premio a los tres primeros, pero la especificidad de cada disciplina permite aumentar las opciones de beneficio hasta los cinco o diez primeros.



Los orígenes de las apuestas mutuas


Podría decirse que el origen de las apuestas son las apuestas mutuas y la figura del corredor de apuestas. Un profesional que era el intermediario entre el apostante y el evento sobre el que se apostaba. El funcionamiento, para hacerlo sencillo, es que el corredor actuaba como una casa de apuestas. Y es que indicaba al momento de realizar la apuesta el posible beneficio que obtendría el apostante si acertaba el caballo ganador. Más tarde fueron púgiles, pilotos y, en general, cualquier deporte de carreras en el que se pudiera apostar.


El sistema del corredor de apuestas, sin embargo, se hacía más difícil a medida que crecían las apuestas. Y obviamente variaba el dinero de ganancia ofrecido por cada caballo, que cuantas más apuestas recibía menos se pagaba.

El corredor, con la lógica de las casas de apuestas, ofrecía mayor ganancia a los caballos menos apostados para inducir nuevas apuestas de los apostadores y, de este modo, distribuir mejor las cantidades de apuestas y cubrirse para ganar sea cual fuera el ganador final.


Este mismo sistema, lógicamente informatizado y digitalizado al detalle, es el que usan las casas de apuestas para recalcular sus cuotas casi al segundo para evitar desajustes y posibles pérdidas por descompensación. Con el payout, sin embargo, ya tienen su manera particular de asegurarse ganancias. Con el tiempo se inventó el sistema Pari mutuel, que ya describimos en otra definición de nuestro abecedario.

apuestas quiniela super9 Suertia William Hill