Blog de apuestas deportivas | Abecedario del apostante

Abecedario del apostante

Abecedario del apostante

Hándicap

1 de octubre de 2019

Es un tipo de apuesta deportiva sobre a la que, de salida, se le otorga una ‘ventaja’ o ‘desventaja’ que será sumada al resultado real para resolver la referida apuesta. Su finalidad es nivelar cuotas y probabilidades en enfrentamientos con un claro favorito.



¿Qué es el hándicap en las apuestas deportivas?


La palabra hándicap es de aquellas que generan alergia entre un tipo de apostante concreto: los novatos, pero conocer su funcionamiento abre considerablemente las opciones de apuestas. De entrada, la Real Academia Española de la Lengua define el término hándicap como una desventaja o circunstancia desfavorable. Y añade: en hípica y en algunos otros deportes, competición en la que se imponen desventajas a los mejores participantes para igualar las posibilidades de todos. En esta segunda definición está la clave para entender qué es el hándicap en las apuestas deportivas, que se usa para intentar aplicar una desventaja al equipo o jugador favorito. Como que se igualan las posibilidades de triunfo entre ambos contendientes, también incrementan las cuotas.


Tipos de hándicap en las apuestas


En el mundo de las apuestas hay dos posibilidades: handicap europeo y handicap asiático. Ambos son interesantes para los apostantes, aunque el asiático ofrece más variantes.


Hándicap europeo


Es el tipo de hándicap más sencillo. También se denomina hándicap tres opciones. A diferencia del hándicap asiático, a través del cual hay la posibilidad de que se devuelva el dinero apostado, con el hándicap europeo solo se puede ganar o perder. Con el hándicap europeo se intenta aplicar una desventaja al equipo o jugador favorito, para nivelar las opciones de ambos contendientes, algo que tiene especial interés cuando la diferencia entre adversarios es clara. Bastaría con restar o sumar el valor del handicap al marcador final para ver si la apuesta es ganadora o perdedora. En caso de empate, la apuesta es perdedora.


HÁNDICAP EUROPEO POSITIVO (+1, +2, +3…)

Añade la ventaja indicada en el número al marcador del equipo señalado en la apuesta. Lo mejor es verlo en un ejemplo. Un equipo de Tercera se enfrenta a uno de Primera a partido único en la Copa del Rey. El partido se juega en el campo del conjunto de inferior categoría. Que gane el equipo de Tercera va ligado a una cuota alta, pero se puede jugar un hándicap europeo +2 a su favor para no arriesgar tanto y mantener una buena cuota. Si el equipo de Tercera, gana, empata o pierde por un gol, el +2 hace buena la apuesta


Hándicap +2 aplicado a varios resultados en el caso expuesto:

Un 1-0 con el hándicap +2 da como resultado un 3-0 (apuesta ganada)

Un 1-1 con hándicap +2 da como resultado un 3-1 (apuesta ganada)

Un 0-1 con hándicap +2 da como resultado un 2-1 (apuesta ganada)

Un 0-2 con hándicap +2 da como resultado 2-2 (apuesta perdida)

Un 1-3 con hándicap +2 da como resultado un 3-3 (apuesta perdida)

Un 1-4 con handicap +2 da como resultado un 2-4 (apuesta perdida)


HÁNDICAP EUROPEO NEGATIVO (-1, -2, -3…)

Resta los goles que se indican en el número al marcador del equipo señalado en la apuesta. Verlo en un ejemplo ayuda a entenderlo. En un partido de clasificación para la Eurocopa, Francia recibe a las Islas Feroe. Lo normal es que gane el combinado galo, pero la cuota que ofrece su triunfo es muy baja. Para subirla se puede apostar por el combinado francés con un hándicap europeo -1 (Francia -1). Si Francia venciera por dos o más goles de diferencia, la apuesta sería victoriosa. Un triunfo por la mínima de Francia, un empate o una derrota de los galos darían por fallada la apuesta.


Hándicap -1 aplicado a varios resultados en el caso expuesto:

Un 1-0 con el hándicap -1 da como resultado un 0-0 (apuesta perdida)

Un 2-1 con el hándicap -1 da como resultado un 1-1 (apuesta perdida).

Un 2-0 con el hándicap -1 da como resultado un 1-0 (apuesta ganada)

Un 3-1 con el hándicap -1 da como resultado un 2-1 (apuesta ganada)

Un 1-1 con el hándicap -1 da como resultado un 0-1 (apuesta perdida)


HÁNDICAP EUROPEO AL EMPATE

Es el más complejo de los handicaps europeos. ¿Cómo funciona? Las casas de apuestas asocian el empate a un hándicap, que es el que se tendrá en cuenta en el guarismo final para que, al aplicarlo, el partido quede en tablas. Lo mejor, otra vez, es verlo con un ejemplo. En un Atlético-Barça de Liga, una casa de apuestas da la opción de apostar por el empate a través de un hándicap europeo +1 asociado al Atlético. Esta fórmula consiste en apostar al empate dándole una ventaja de 1 gol al Atlético. Para ganar la apuesta el Atlético debería perder por un único gol de diferencia. Si empata, gana o pierde por dos o más goles, la apuesta sería fallada. Con este hándicap se apuesta al empate del partido sumando o restando un gol al equipo en cuestión.


Ejemplo de apuesta a Resultado con hándicap europeo en Bet365:



Hándicap Asiático


Funciona como el hándicap europeo, con la salvedad que se anula la apuesta en caso de empate, lo que hace disminuir la cuota. Se puede apostar en positivo y negativo. 


  • Hándicap asiático entero. Es el más simple. Basta con añadir o restar el número de goles o puntos que indique el hándicap al resultado final. Si tras añadirlo hay empate, la apuesta se anula. Ejemplo: Si en un partido de fútbol apostamos por el Real Madrid con un hándicap asiático -1, para que la apuesta sea ganadora el equipo blanco debe ganar por dos o más goles. Si empata o pierde el Madrid, la apuesta es perdedora. Pero si gana por la mínima, el resultado de la apuesta es empate y con el handicap asiático entero queda anulada la apuesta y la casa devuelve el dinero. Si la apuesta hubiera sido al hándicap asiático +1 para el rival del Madrid, sería ganadora con un empate o con un triunfo del adversario de los blancos, pero perdedora si el Madrid gana por dos o más goles. Si la derrota del rival de los blancos es por la mínima, la apuesta queda anulada, ya que al sumarle ese +1 se llega al empate.


  • Hándicap asiático medio. Se utiliza para evitar la posibilidad del empate. Es un hándicap acabado siempre en .5 (+1.5, -1.5, +2.5, -2.5…). Ejemplo: Si en un partido de fútbol apostamos al Villarreal con un handicap asiático de +1.5 le sumaremos 1,5 goles a su marcador final para comprobar si ha habido éxito. La apuesta será ganadora si pierde por un gol, empata o gana. Si el Villarreal pierde por dos o más goles, la apuesta será fallida. Si la apuesta es por el hándicap asiático -1.5, restaríamos ese gol y medio al resultado final del Villarreal. Así pues, para ganar haría falta que el 'Submarino Amarillo' venza por dos o más goles. Cualquier otro resultado dará por fallada la apuesta.


El hándicap asiático tiene muchas otras variantes, que están analizadas en el término Hándicap Asiático de este abecedario del apostante.

Apuestas Hándicap
Últimos posts
Abecedario del apostante