Blog de apuestas deportivas | Abecedario del apostante

Abecedario del apostante

Abecedario del apostante

Lay

1 de octubre de 2019

Apuesta en contra. En las apuestas cruzadas o de intercambio se utiliza el término Lay para definir las apuestas sobre que algo no suceda. Es básico en el trading deportivo y una forma de apostar que requiere de conocimiento y experiencia.



¿Qué es Lay en apuestas deportivas?


El Lay es simplemente apostar en contra. Es decir, aquello que creemos que no va a suceder en un partido o evento determinado. Para jugarlo como tal, sin embargo, debemos hacerlo en una casa de apuestas de intercambio, donde no se juega contra la propia casa sino ante otros usuarios.


A día de hoy, la única plataforma que lo permite es Betfair, en su versión Exchange. Allí se encuentran las cuotas a favor de una selección o en contra. Como se ve en la foto, las opciones normales, como cualquier otra casa de apuestas, se muestran en azul (lo que se conoce como Back) y las apuestas en contra se encuentran en las casillas rosas.



Como se trata de apuestas de intercambio, puedes decidir tanto el dinero que inviertes como la cuota a la que quieres jugarlo. Y se confirma cuando otro apostante, u otros, igualan la apuesta con una predicción en tu contra, es decir a favor del equipo/jugador. Aquí Betfair actúa como un simple intermediario de apuestas entre apostantes y gana un porcentaje del beneficio, por ello no existen las limitaciones.


La parte negativa es que cuenta con menos mercados de apuestas que una casa normal (el 1X2, over/under y resultado correcto son los más habituales) y exige un conocimiento y una experiencia mayor para el usuario. Y es que jugar un Lay implica poner en riesgo una cantidad de dinero según la cuota apostada. Lo vemos en el siguiente punto.


¿Cómo hacer un Lay?


Hacer un Lay se conoce popularmente en las apuestas como “layear” y al ser una apuesta en contra funciona de forma contraria a las apuestas tradicionales. Piensa en cada pick o pronóstico que hacemos en una casa de apuestas, donde apostamos por lo que va a suceder, y bajo esta premisa, las apuestas con mejor cuota nos darán mejor dividendo, pero en el Lay, en cambio, a cuota más alta, más inversión necesitaremos para ganar.


Un par de ejemplos para verlo más claro. Imaginamos que apostamos en contra de un triunfo teóricamente claro de Barcelona o Madrid. La cuota de su rival puede elevarse perfectamente hasta un 8 o 9.

  • Si apostamos a estas cuotas, para ganar 10 euros debemos tener claro que ponemos en riesgo 70 o 80.

Es decir, lo más probable es que ganen (o empaten) Barça y Madrid, entonces ganaríamos esos 10 euros. Pero en caso de derrota inesperada, perdemos 70 (en caso de cuota 8.00) o 80 euros (para la cuota 9.00).


En otro ejemplo, imagina el caso contrario. Una cuota muy baja (1.10) para la victoria de un tenista favorito, como podría ser Nadal, Federer o Djokovic.

  • Si haces un Lay significa que apuestas en su contra y, a esa cuota, implica que arriesgas un euro para obtener 10 y así sucesivamente, 2 euros para ganar 20, 3 para ganar 30…


Como tus opciones de ganar son reducidas, tendrás que poner en riesgo menos dinero para ganar más, al contrario que en el caso del Barça o el Madrid, donde la cuota alta implica poner en riesgo más dinero para obtener una ganancia relativamente pequeña, aunque mucho más probable.


¿Por qué hacer un Lay?


Los motivos para hacer un Lay pueden ser múltiples, pero entre los más destacados se encuentran los siguientes:

  • Por preferencia. Existen tipos de apostadores a los que les es más fácil saber quién no ganará que no predecir el ganador. Por tanto, les será mejor apostar “en contra de” que “a favor de”.
  • Por gestión de bankroll. En el Lay siempre saber cuánto ganarás y cuánto puedes llegar a perder, así que llevar un control de tu bank es muy fácil. Esta gestión puede resultar más fácil para calcular el stake y según las cuotas, tenerlo más fijo o variable.
  • Por trading. Apostar en contra de un equipo o jugador puede ser parte de una estrategia para ganar dinero a partir del movimiento de cuotas. Incluso antes de disputarse el partido o evento. Una técnica que forma parte del trading, donde se cubren apuestas deportivas con otras apuestas hechas anteriormente con el único objetivo de asegurar ganancias pase lo que pase.
Apuestas Lay
Últimos posts
Abecedario del apostante