Blog de apuestas deportivas | Abecedario del apostante

Abecedario del apostante

Abecedario del apostante

Overbetting

1 de octubre de 2019

Es una práctica a evitar. Consiste en apostar por encima de las posibilidades reales, algo que a largo plazo será muy perjudicial por una afectación directa en el dinero que se tenga en la cuenta de un operador.



¿Qué es el overbetting en las apuestas deportivas?


Es otro término procedente del inglés. Ha sido muy utilizado en el póquer. Se traduce literalmente como ‘apuestas excesivas’, algo que ya da pistas de su significado. El overbetting es una práctica que debe evitarse a toda costa en el mundo de las apuestas deportivas. Puede afectar tanto a los jugadores/as principiantes como a los/las que acumulan más experiencia. Se basa en apostar por encima de las posibilidades reales, circunstancia que a largo plazo se traducirá en resultados negativos y que pondrá en jaque el bankroll.


El overbetting se produce en dos situaciones:

  1. Cuando se hacen más apuestas de lo normal
  2. Cuando se apuesta más dinero del que se debería.


El overbetting es más frecuente cometerlo en periodos en los que la oferta deportiva disminuye, como durante los meses de verano, la época del año con menos competiciones mediáticas de fútbol y baloncesto, los dos deportes más apostados. Si alguien tiene un volumen de apuestas determinado durante el año en las especialidades que domina y quiere mantenerlo cuando éstas carecen de presencia para aventurarse en otras que no controla tanto puede caer en el overbetting. El desconocimiento de un deporte o de un evento es fatal a la hora de apostar. En cualquier caso hay que estudiar detalladamente siempre todos los picks para llegar a la conclusión sobre si vale o no la pena hacer la apuesta. Como ya se ha apuntado en otros conceptos de este Abecedario del Apostante, la información es poder y cuanta más se sea capaz de recoger sobre un evento, mejor. El objetivo debe ser regular el número de picks buscando la mayor rentabilidad posible en cada uno de ellos. No hay que olvidar que al final lo que hay en juego es el dinero de cada uno/a.


Overbetting por exceso de apuestas


Las rachas son la causa de este tipo de overbetting. ¿Quién no ha enlazado una serie de aciertos y se cree el rey del mundo por un exceso de confianza y se atreve a seguir tentando la suerte con una apuesta tras otra? ¿Y quién no ha enganchado un error tras otro en una serie de pronósticos y sigue ahí jugando en busca de romper la mala dinámica? Lo peor de ambas situaciones es apostar más de lo habitual.


El primer caso hace referencia a alguien que está crecido, que se ve invencible, que se cree más vivo que la casa de apuestas y que llega al punto de jugar sin el análisis necesario en las selecciones, con lo que cae en las apuestas sin control y incurre en el overbetting.


En el caso de pasar una mala racha, se acaba derivando hacia las apuestas excesivas por la necesidad de recuperar el dinero perdido lo antes posible, craso error también. Ambas prácticas acaban muy mal. No se puede apostar sin estudiar minuciosamente los eventos por muy buena dinámica que se lleve. Y ante una mala racha, más vale contenerse y recuperar la frialdad.


Es básico conocerse e identificar si se ha entrado en un espiral de estas características para evitar el overbetting y mirar hacia adelante con estrategias de apuestas. Una de éstas es buscar valor en una apuesta, es decir considerar que un pronóstico tiene más probabilidades de suceder que lo que la casa de apuestas indica con la cuota establecida. Percibir valor puede ser una pista definitiva a la hora de tomar la decisión definitiva de apostar o no y jugar con racionalidad.


Overbetting por exceso de stake


Este tipo overbetting se produce cuando alguien apuesta por encima de su stake. Las causas son las mismas que llevan al exceso de apuestas, es decir, una buena y una mala racha. Y el desenlace no es otro que tensionar el bank para generarle un agujero. En las apuestas siempre se debe respetar el stake máximo sobre el bankroll, que no tiene que pasar del 10%, lo que sería el full stake. Por ejemplo, con un montante total de 300 euros en la cuenta de una casa de apuestas no habría que rebasar los 30 euros por apuesta. Lo recomendable es poner en juego, como máximo, el 5% del bank.


El buen manejo del stake puede ser clave para lograr unos resultados estables a largo plazo y combatir el overbetting.

Para conocer el stake óptimo hay diversos métodos matemáticos. El más utilizado es el criterio Kelly, desarrollado por el científico norteamericano J.L. Kelly en 1956. Esta estrategia se utiliza para maximizar la ganancia potencial de cualquier apuesta o inversión. Se basa en la siguiente fórmula matemática:


Porcentaje del bankroll = (Cuota x [Probabilidad estimada/100] -1) / (Cuota -1) x 100


El Yield como elemento de control


El Yield es la forma de calcular el beneficio medio que alguien obtiene a medio/largo plazo, contando tanto las apuestas acertadas como las apuestas falladas. Tener en cuenta este indicador es una manera de controlar el overbetting.


El yield se basa en dos variables básicas que son esenciales en cualquier inversión, el beneficio neto, es decir, el dinero limpio que se obtiene tras restar lo invertido; y la cantidad total apostada, el montante económico que se ha apostado a lo largo de una muestra de picks o pronósticos considerables que permita medir con mayor certeza la valía alguien. La división de ambos conceptos y su multiplicación por 100 da el Yield, que se toma en tanto por ciento. Es mejor hacer 40 apuestas en un mes y lograr un yield del 4 o 5 por ciento que llegar hasta las 80 para un yield del 1 por ciento.


Así pues, es muy importante tener claro el índice aciertos y errores para actuar con racionalidad y no caer en el overbetting. Como conclusión: el análisis es básico tanto en la elección de los eventos en los que apostar, como en los resultados obtenidos en cada apuesta.

Últimos posts
Abecedario del apostante