Blog de apuestas deportivas | Abecedario del apostante

Abecedario del apostante

Abecedario del apostante

Yield

1 de octubre de 2019

Es la forma de calcular el beneficio medio que un tipster o pronosticador obtiene a medio/largo plazo, contando tanto sus apuestas acertadas como sus apuestas falladas. Puede calcularse para una sola apuesta pero suele utilizarse como indicador que muestra la calidad de un pronosticador. Su fórmula es la siguiente: Yield = (Beneficios netos / Importe total apostado) x 100.



¿Qué es el Yield en las apuestas deportivas?


El Yield es un indicador de rendimiento porcentual que en las apuestas deportivas permite saber el valor de un tipster o un sistema de apuestas determinado. Y lo hace a través de una cifra que significa cuánto beneficio se obtiene por cada euro que se apuesta. Para hacerlo hacen falta dos variables básicas que son esenciales en cualquier inversión:

  • Beneficio neto. El dinero que es la ganancia limpia que se obtiene tras restar lo invertido.
  • Cantidad total apostada. El dinero que se ha apostado a lo largo de una muestra de picks o pronósticos considerables que permita medir con mayor certeza la valía de un especialista o un algoritmo.


Lógicamente, el Yield puede calcularse desde la primera apuesta realizada, pero los expertos consideran que para tener un valor más real sobre las condiciones de cualquier tipster o sistema es mejor una cantidad notable de apuestas. Para algunos especialistas esa cifra debería elevarse, al menos, hasta las mil apuestas, aunque algunos manuales defienden que debería ser bastante más (de 5000 a 10.000 apuestas).


Como siempre, también dependerá de las apuestas que proporcione a lo largo del tiempo, ya que varía si un pronosticador tiene una media de veinte selecciones al mes o un sistema algorítmico es capaz de sacar un centenar o más de apuestas mensualmente. La cifra de los 1000, por cierto, es fruto de la ciencia de datos y estadísticas, ya que se considera que hasta los mil la suerte o las buenas rachas casuales aún pueden tener un papel demasiado influyente sobre la muestra. En la imagen, dos de los servicios que ofrece Winvictus en su sección de pronósticos deportivos:



Sin embargo, la cuota media y la variable del tiempo también cuentan y por ello el Yield ya permite medir con cierta exactitud el valor de una muestra menor siempre que sea producto de, como mínimo, una temporada deportiva completa (un año natural).


¿Cómo se calcula el Yield en las apuestas?


El Yield, como cualquier índice de inversión, se traduce en una fórmula que en este caso es la siguiente:


Yield = (Beneficios netos / Importe total apostado) x 100


Por ejemplo, si un tipster después de haber jugado la suma de 1000 euros en diferentes apuestas tiene un saldo de 1120, tendrá un beneficio neto de 120 euros y, por tanto:

  • Yield = (120/1000) x 100 = 12%.


Sin embargo, no solo puede ser positivo, ya que como calcula el rendimiento económico de una inversión y en cualquier inversión se puede perder, el Yield también puede ser negativo. Por ello puede observarse en determinados servicios, especialmente en las plataformas que reúnen diversos especialistas y sistemas, los Yield negativos. Como su contrapartida cuando es positivo, en este caso nos dice lo que se pierde (porcentualmente) por cada euro apostado.


¿Para qué sirve el Yield?


El Yield, como decíamos en el primero punto, es un indicador muy valioso para medir la capacidad de ganancia de un tipster o de un sistema que proporciona pronósticos a partir de un algoritmo que tiene en cuenta enormes bases de datos y estadísticas segmentadas a menudo por cuotas y mercados específicos.


En el fondo, sea el que sea quién o qué proporcione las apuestas, el Yield lo valora. Y aunque pueda ser relativo según el número de apuestas, permite clasificar a cada servicio según sus resultados. Una tabla orientativa es la siguiente:

  • Bueno, si el yield es superior al 5%
  • Muy bueno, si el yield supera el 10%
  • Excelente, si el yield anda por encima del 15%
  • Estrella, si el yield es superior al 20%


Eso sí, otro concepto que debemos tener en cuenta con esta clasificación es el deporte o mercado sobre el que apuesta, ya que cambia enormemente si se trata de grandes ligas de fútbol o disciplinas menores como squash o balonmano, por nombrar dos de ellas. Y en deportes mayoritarios, además, también es diferente si se apuesta en tenis ATP o WTA, por ejemplo, que en el circuito ITF, que es el tercero a nivel profesional.


En resumen, si los mercados son muy líquidos y, por tanto, permiten ganar una buena cantidad de dinero sin peligros aparentes de limitación tienen más valor que otros mercados secundarios donde la liquidez es menor. Por si fuera poco, en estos últimos las casas de apuestas no afinan tanto y el tipster puede encontrar con más facilidad apuestas con valor aunque por ello mismo las limitaciones son un peligro constante y mucho más real que en deportes de masas donde las bookies suelen obtener beneficios de un lado u otro.


Yield y ROI, dos conceptos clave


El Yield es otro parámetro que nos ayuda a valorar cualquier servicio de apuestas y se añade a otros que desde Winvictus ya les hemos dedicado artículos. El objetivo, como los demás, es que los apostantes tengan elementos para distinguir los buenos de los malos y, sobre todo, sepan cuando un pronosticador, una plataforma o un sistema de apuestas tiene buena base.


Para completar este contexto no podemos dejar de mencionar el ROI, que es el retorno de la inversión y que en su fórmula incluye el propio Yield, que lo eleva junto al rollover, que es la rotación de nuestro bankroll (cuantas veces apostamos la cantidad de dinero que destinamos a las apuestas).


El Yield y el ROI, en definitiva, son dos indicadores que trazan con bastante exactitud la valoración de cualquier servicio y, además, permite a los propios tipsters o sistemas de apuestas a mejorar según los datos que arrojan el Yield y el ROI. ¿Por qué? Porque cuando la muestra de apuestas ya supera los centenares se pueden extraer conclusiones para mejorar.


Entre esas mejoras es posible que subrayen la necesidad de un stake determinado, posiblemente más fijo (que se mueva con una horquilla pequeña) que muy variable, o que la cuota media deba tender a ser más alta o más baja según el rendimiento obtenido hasta el momento. Sea como fuere, el Yield es básico para una buena gestión del bank a medio/largo plazo si queremos ser ganadores consistentes y cumplir con los objetivos básicos de cualquier inversión: Maximizar ganancias y/o minimizar pérdidas.

Apuestas Yield ROI retorno de la inversión Tipster
Últimos posts
Abecedario del apostante