Blog de apuestas deportivas | Cosas de apuestas

Cosas de apuestas

Cerrar apuestas: ¿Una estrategia rentable?

28 de mayo de 2021

Cerrar apuestas es una opción que permite controlar nuestras apuestas deportivas durante todo el proceso. Desde que el mismo momento que la hacemos hasta minutos antes que acabe el evento sobre el que hemos apostado. Por tanto, podemos echarnos atrás y quizás recuperar la cantidad total que hemos apostado si consideramos finalmente que no se trataba de una buena apuesta.


En este sentido, es una ventaja porque si nos equivocamos, por ejemplo, no perdemos todo y podemos recuperar, la mayoría de veces, todo lo invertido. Con todo, el cerrar apuestas, una opción también conocida como ‘Cash out‘ es una posibilidad de la que no debemos abusar, sino usarla solo cuando nos convenga. Aprende porqué y cómo cerrar apuestas a continuación.



Qué es cerrar apuesta


Desde hace unos años las apuestas deportivas han incorporado una funcionalidad que conviene conocer para saber si aprovecharla o no hacerlo. Se trata de cerrar apuesta, que significa confirmar nuestra selección antes que termine el evento. Por tanto, se cierra sin saber si hemos acertado o fallado la apuesta.


Sin embargo, debemos tener claro que tiene una doble función:

  • Asegurar ganancias. Eso sí, nunca será la ganancia esperada de cuando hicimos la apuesta, donde decidimos la cantidad que apostamos y, según la cuota, el dinero que podemos ganar.
  • Minimizar pérdidas. En caso de riesgo de no acertar, se opta por cerrar para evitar que perdamos todo el dinero invertido en esa apuesta.


Para quede claro, no obstante, cerrar apuesta es una decisión personal de cada apostante, pero es una opción que principalmente beneficia a las bookies. Y eso debemos tenerlo claro porque las cifras juegan a su favor. En los mercados se aplica de salida el payout (el porcentaje fijo que la casa se queda en cada mercado) y cerrar apuestas puede considerarse un porcentaje suplementario al payout.


Para verlo claro, hazte la siguiente reflexión. Si cierras con ganancias, dejas de ganar una parte de la ganancia esperada cuando hiciste la apuesta. Y si cierras para minimizar pérdidas, evitas la pérdida total de la cantidad apostada inicialmente, pero respecto a la casa de apuestas, has perdido igualmente dinero, aunque no fuera el total que pusiste en juego.



Cerrar apuesta parcialmente


Es una de las formas que se añadieron, con el tiempo, a la funcionalidad de cerrar apuestas. Y se trata de cerrar apuesta parcialmente, es decir dejar una parte abierta mientras el apostante se asegura una parte del cobro potencial.

Por estrategia, y siempre que se pueda, la clave sería asegurarse ganancias o, al menos, recuperar la cantidad invertida. La parte que queda abierta sería para obtener beneficios.


Sin embargo, esos beneficios solo serán posibles si el margen es amplio. Y eso solo puede conseguirse de dos formas:

  • Invertir una cantidad considerable.
  • Apostar una cuota alta.


Cuando empiezas o tu bankroll es pequeño, la mejor opción es encontrar apuestas con valor en una cuota alta y tener la opción, con el paso de los partidos o las jornadas, de cerrar apuesta o hacerlo parcialmente.


Además, a día de hoy también se puede cerrar apuesta tanto en directo como en pre-partido. Es decir, antes que se dispute el evento (en caso de ser un duelo concreto) o mientras se está disputando una liga o un torneo (cuando se trata de apuestas a campeón o, en el caso del tenis, de jugadores que llegarán a semifinales o a la final).



Consejos para cerrar una apuesta: Cuándo es aconsejable hacerlo


Teniendo claro que cuando cerramos estamos dejando de ganar un porcentaje de la ganancia que obtendríamos en caso de acertar la apuesta, ciertamente es una opción que podemos aprovechar en determinadas circunstancias. Entre ellas, las más destacadas son las siguientes:

  • Jugando apuestas combinadas. Cuando optamos por unir varias selecciones en un solo boleto de apuestas nos podemos encontrar con algunos aciertos confirmados a falta que se decidan las últimas apuestas. Según la ganancia que nos otorgan con esos aciertos, quizás te compense cerrar y asegurar beneficios.
  • Cuotas muy altas. Puede ser que lo consigas con una combinada, pero existen apuestas de mercados a largo plazo que son el típico caso donde cerrar la apuesta puede ser muy recomendable. Imagina que, si eres de los que hace apuestas en tenis o te va más apostar en fútbol, y apuestas a ganador de un torneo de tenis o de una liga de fútbol. Si tu jugador o jugadora va pasando rondas o tu equipo se encamina hacia el título, la casa de apuestas te irá ofreciendo cada vez una mayor cantidad, aunque nunca se acerque a la ganancia definitiva. Sin embargo, según los rivales que queden o la competencia que se avecina en el tramo final de un campeonato, es para pensarse bien si cerrar con ganancias.
  • Riesgo de retirada. Este es un caso muy del tenis, cuando los jugadores optan a retirarse de un partido por lesión. Aquí recomendamos tener clara la normativa de cada casa de apuestas, ya que unas optan por dar ganador con solo disputarse un punto del partido, otras cuando se ha jugador como mínima un set y las demás, a terminar el partido. Por tanto, según cada situación, convendrá cerrar cuando detectemos que un o una tenista puede abandonar el duelo.
  • Tener en cuenta el payout. Como hemos comentado anteriormente, las bookies se quedan un pequeño porcentaje de cada apuesta que ofrecen a sus usuarios. Es una manera de asegurarse que, pase lo que pase en el evento, tendrán beneficios con ese mercado. En la funcionalidad de cerrar apuesta también existe este payout, así que debes saber que si optas por cerrar tu selección perderás un porcentaje añadido de tus potenciales ganancias. Por eso es tan importante saber calcular hasta qué cuota o a partir de cuál es o no aconsejable cerrar.
  • Lectura en directo. Si quieres sacarle partido a esta función debes saber leer los encuentros que se están jugando. El directo, no obstante, es una especialidad en si misma, requiere conocimiento y experiencia para anticiparte a lo que pueda suceder. Solo así podrás valorar cuando conviene o cuando no cerrar una apuesta.


Con todo, la opción de cerrar apuesta no es una mala decisión siempre que valores bien los riesgos y los beneficios. Ten en cuenta que, en ocasiones, será mejor dejar correr tu apuesta (por las opciones de acertar que tengas) que cerrarla, ya que, si bien puedes asegurarte ganancias o minimizar pérdidas, seguro que te privas del potencial total de beneficio.