Blog de apuestas deportivas | Cosas de apuestas

Cosas de apuestas

El método Kelly, qué es y cómo aplicarlo en las apuestas deportivas

9 de junio de 2021

El método de Kelly, también conocido como criterio de Kelly, es una de las formas que existen para controlar nuestro bankroll. Se hace a través de una fórmula que te indica el dinero que debes apostar en cada una de tus apuestas, así evitas jugar más de la cuenta.


Se trata, en el fondo, de modular nuestro stake para proteger nuestro dinero e invertir únicamente el que debemos apostar, sin riesgos añadidos y llevando un buen control de nuestra actividad en las apuestas deportivas. Una manera, en definitiva, de money management adecuado a los fondos disponibles y a nuestra experiencia.



Qué es el método de Kelly 


Como ya has podido ver en la introducción, la fórmula Kelly se trata de un método o criterio para controlar nuestro stake en las apuestas. Un stake, por tanto, que varía porque se decide según la fórmula que aplicamos en este método o criterio de Kelly que tiene una perspectiva a largo plazo. Así que, si quieres ganar en las apuestas, deberías conocerlo.


Ideado por John Kelly, a mediados de los años cincuenta, y pensado para inversiones, se aplica perfectamente en las apuestas deportivas porque es una forma de determinar el stake optimo que debemos apostar en cada selección. Se trata, por tanto, de stake variable (puede cambiar el dinero que invertimos en cada apuesta) y el objetivo principal del método o criterio es maximizar el crecimiento de nuestro bankroll.



La diferencia del método Kelly con cualquier otro método 


El método Kelly es diferente a cualquier otro que conozcas porque es un método proporcional sobre el dinero que destinas a las apuestas deportivas. Pero… ¿qué significa eso? Que el dinero que se utiliza para calcularlo (y aplicarlo) es una proporción de tus fondos (o bankroll) en tus cuentas de las casas de apuestas.


Y eso lo diferencia de otros sistemas como el stake plano (siempre se apuesta lo mismo) o los métodos secuenciales, que son la mayoría. Los ejemplos más conocidos son la martingala, el método d’Alembert, que ya vimos en un artículo anterior, y, sobre todo, el método Fibonacci, que también tratamos extensamente en nuestro blog.


Pero, ¿qué distingue el método Kelly de los demás?


Con el método o criterio de Kelly nunca te quedarás sin fondos.


Es un factor distintivo con cualquier otro método, ya que con el de Kelly una mala racha de pérdidas no te llevará a poner en peligro tu bankroll. Y es que con cada selección de apuesta se calcula la cantidad de dinero a invertir y si pierdes varias seguidas, esa cantidad disminuirá para adaptarse a tus fondos disponibles.


Y con una buena racha de aciertos, pasará a la inversa. La cantidad aumentará con cada apuesta ganada para apostar cada vez más y repercutir positivamente en tus fondos para apuestas.



Cómo calcular el criterio de Kelly en las apuestas deportivas 


Para saber cómo aplicarlo en tus apuestas, te desmenuzamos los conceptos de la fórmula del criterio Kelly, que es la siguiente:


(B x P – Q) / B = Stake en decimal (% de bankroll que debes apostar)


Y las siglas significan:

  • B – Cuotas decimales -1 (en base a la cuota ofrecida por la casa de apuestas)
  • P – Probabilidad de éxito (es un porcentaje en decimal. La cifra es subjetiva, calculada según tus propias estimaciones del evento en cuestión)
  • Q – Probabilidad de fracaso (es decir, 1 - P)


Para que quede claro, lo vemos con un ejemplo. Imagina una final de Wimbledon entre Djokovic y Federer, con estas cuotas: Djokovic a 1.59 y Federer, a 2.49. Por éstas, la bookie le da al suizo un 40% de posibilidades de ganar, pero tú crees que tiene más. Pongamos un 50%, ya que has analizado el encuentro y crees que las opciones están repartidas a partes iguales.


A partir de aquí, ya podemos dar un valor a cada sigla de la fórmula:

  • La B será la cuota -1. Por tanto: 2,49 – 1 = 1,49.
  • La P es tu probabilidad, que es el 50%. En la fórmula va en decimal, será 0,50.
  • La Q sale de restar 1 y la P ya calculada. En este caso: 1 – 0,50 = 0,50.


Ahora podemos aplicar la fórmula: 1,49 x 0,50 - 0,50 / 1,49 = 0,16


El resultado, que determina el stake para esa apuesta, también es porcentaje decimal, así que, en este ejemplo, corresponde al 16%. El método de Kelly, en resumen, te está sugiriendo que apuestes el 16% de tu bankroll a Federer.


En Internet puedes encontrar páginas especializadas en cálculo y métodos que tienen una calculadora para casi cualquier método, así que no hace falta que te aprendas la fórmula del método Kelly de memoria. Simplemente debes saber los elementos que la componen, especialmente las probabilidades de ganar, que son subjetivas y corren a cargo del apostador o tipster.



La crítica y la ventaja de usar el método Kelly


Una de las mayores críticas o desventajas del método o criterio de Kelly es precisamente el porcentaje resultante. En nuestro ejemplo determina el 16%, que como bien sabes está notablemente por encima de lo que se recomienda, que es como mucho un 5%.


Por ello, desde los países con más tradición en apuestas, como Reino Unido y Estados Unidos, se popularizó un criterio corrector para no apostar tanto en cada apuesta. La solución es muy sencilla: Aplicar una versión fraccionada del método de Kelly. Según tu bank o tus fondos, decides en cuánto fraccionas el resultado. Si la mitad (1/2), un cuarto (1/4) o un octavo (1/8).


Siguiendo con nuestro ejemplo, sería el 8% para el primer caso, el 4% en el segundo y el 2% en el tercero. Desde Winvictus creemos que las últimas dos alternativas son mejores, especialmente para aquellos que persiguen ganancias a medio/largo plazo. Es decir, que ven las apuestas como una inversión.


Y precisamente de esta idea surge la gran ventaja del método de Kelly. Si te consideras un pronosticador disciplinado y comprometido con tu actividad, este método es un buen aliado. Por dos razones, porque protege tus fondos (o bankroll) y porque te hace mejor apostador, ya que requiere que calcules por ti mismo las probabilidades de éxito de cada selección.


Como nota final, y a modo de advertencia, debes saber aplicarlo bien. Por este motivo queremos insistir en su versión fraccionada, ya que, en fines de semana o días que puedas tener varias apuestas, deberás ponderar la cantidad que pones en juego en cada apuesta. Y si no sabes calcular bien el stake óptimo puedes caer en el error de muchos noveles, que se juegan todo su dinero en muy pocas apuestas, con el riesgo de perderlo todo en dos días.