Blog de apuestas deportivas | Cosas de apuestas

Cosas de apuestas

Método Fibonacci en las apuestas deportivas. ¿En qué consiste?

8 de marzo de 2021

El método Fibonacci es uno de los más conocidos del mundo. Y a lo largo de los años han surgido múltiples aplicaciones que inevitablemente tenía que llegar a las apuestas deportivas, donde los cálculos y los algoritmos han entrado de lleno para buscar (y conseguir) las ganancias.


Sin embargo, como cualquier método es necesario conocerlo y dominarlo para sacarle rendimiento. En las apuestas, por ejemplo, es importante definir el stake y dominar la gestión del bank (o el money management) para no tomar riesgos excesivos, ya que un sistema mal empleado puede significar pérdidas irrecuperables. Para evitarlo, tienes que saber cómo aplicar el método, así que quédate y descubre uno de los más populares.



Método Fibonacci, ¿en qué consiste en las apuestas deportivas?


Este método fue ideado por el matemático italiano Leonardo de Pisa, más conocido como Fibonacci. Lo hizo en el siglo XIII y se dice que logró diseñarlo tras un viaje por oriente que le permitió adquirir nuevos conocimientos en álgebra y aritmética.


De hecho, una de las bases de aplicación de su método es la proporción, en una escala muy usada para marcar las posibles proporcionalidades dentro de un sistema donde entran en disputa dos o más fuerzas. Un ejemplo de ellos son los mercados financieros, donde la oferta y la demanda luchan por imponerse y en que el “retroceso de Fibo” es un indicador muy usado en múltiples sistemas de trading y técnicas para el cálculo de compra y venta de acciones.


En definitiva, un método que tiene múltiples utilidades por su versatilidad. En las apuestas deportivas el Método Fibonacci destaca por las siguientes características:

  • Secuencia numérica. La base del método es una serie numérica tan sencilla como infinita. Empieza por el 0 y el 1; y el que sigue siempre es la suma de los dos anteriores: 0, 1, 1, 2, 3, 5, 8, 13, 21, 34, 55, 89, 144… Y así sucesivamente.
  • Selecciones al 50%. Para convertir el método en una estrategia de apuestas deportivas a seguir, conviene que las apuestas repartan sus posibilidades de acierto al 50%. No hace falta que sea exacto, pero sí que, en general, nuestro mercado se divida en dos cuotas casi equitativas.
  • Dominar la varianza. Es un punto fundamental. El método de Fibonacci se basa en la tendencia lógica que se describe con la metáfora de la moneda. Si tiramos 100 veces una moneda al aire, la tendencia a largo plazo es que 50 sean cara y otras 50, cruz. Pero en secuencias más pequeñas de lanzamientos, ese porcentaje puede variar mucho y desviarse de esa lógica. Por ello conviene dominar la estadística y ver si esa variación es exagerada, ya que iría en contra del método y, por tanto, nos haría perder mucho dinero.
  • El peso de los datos. Para combatir el elemento de la varianza, precisamente, los apostantes tienen la ventaja del conocimiento y el estudio de los datos y las estadísticas deportivas para llevar el porcentaje de acierto a su favor. 



Un sistema con progresión negativa 


Este es uno de los factores que más define el método de Fibonacci en las apuestas deportivas, además de todos aquellos juegos de azar y de casino donde puede usarse, como la ruleta, los dados y hasta el Blackjack.


En cualquiera de esas disciplinas se aplica el mismo sistema, que es un sistema de progresión negativa. La base es la siguiente:

  • El apostante empieza apostando su stake normal. Es decir, la cantidad de dinero que suele apostar y que debería ser una parte proporcional al dinero que tiene destinado a las apuestas. En este tipo de sistemas, lo más recomendables es arrancar con el 1% de ese bank.

Cuando se ha resuelto la primera apuesta, sigue con la misma cantidad si ha resultado ganadora. En caso de perder esa primera selección, se tendrá que apostar la cantidad siguiente en la secuencia de Fibonacci. De aquí el nombre de progresión negativa, pues aumentamos la cantidad con cada apuesta perdedora.

  • ¿Y cómo sigue? Si el jugador sigue perdiendo, debe proceder a incrementar la cantidad en proporción a la mencionada secuencia, con el peligro que conlleva por multiplicar rápidamente la inversión. Por ejemplo, con una racha perdedora de seis apuestas, la cantidad ya sería 13 unidades de apuesta (stake); y con siete, 21.

Cuando rompemos esa mala racha, el acierto implica que debemos retroceder dos números en la secuencia para saber qué cantidad debemos apostar en la siguiente apuesta.

  • ¿Y cuándo acaba? Cuando el apostador obtiene alguna ganancia. En el momento que ésta se produzca, la secuencia vuelve a empezar en el 1. Es decir, con este stake inicial que recomendamos que sea el 1% de tu banca.

Como ves, no es un sistema complicado cuando se aprende la dinámica, pero debes conocer bien la secuencia numérica para no saltarte pasos ni caigas en errores.



Consejos para apostar al método de Fibonacci


El método, como cualquier otro de los más conocidos (d’Alembert, Laboucher, Martingala…), requiere conocerlo bien. Y no solo para sacarle provecho y beneficios, sino por el peligro de afrontarlo sin los conocimientos básicos.


Por este motivo te dejamos unos consejos básicos:

  • La gestión del bankroll. Este es básico, porque las malas rachas pueden poner en peligro nuestro presupuesto si no sabemos controlar las cantidades que destinamos a cada sistema.
  • La selección del stake. Muy relacionado con el anterior, pero igualmente clave para el éxito en este y cualquier método o estrategia en apuestas deportivas. Como hemos visto en el punto anterior, según el dinero que destines a las apuestas deportiva, establece un porcentaje de tu banca como unidad de apuesta fija que no puede variar durante cada secuencia de Fibonacci. Nuestra recomendación es el 1% de stake, pero si prefieres apostar más, que nunca sea más del 5%.
  • Apuestas sucesivas. Para aplicar bien el método, conviene que las apuestas se celebren una detrás de otra, nunca de forma simultánea. Como la cantidad para apostar depende del acierto o el fallo de la selección anterior, debemos esperar a saber el resultado.


Por todo lo visto en el artículo, el método Fibonacci es un método que puede aplicarse a las apuestas deportivas, pero sabiendo muy bien en qué consiste. Tanto para aplicarlo como para saber la magnitud de los riesgos que asumimos en cada momento.